Si le faltan metros a tu piso, ahora se puede ampliar

Si le faltan metros a tu piso, ahora se puede ampliar

Hasier Larrea, diseñador de arquitectura robótica en el MIT, necesitamos repensar la manera en que diseñamos los espacios

Vivimos en pisos cada vez más pequeños.  La población crece año tras año. Por primera vez en la historia, más de la mitad de la población mundial vive en zonas urbanas. Y, según las Naciones Unidas, para 2050 un 70% de la población habitará en ciudades. Ante este panorama, muchos arquitectos imaginan edificios más hacinados y menos confortables.

Hasta ahora los arquitectos vienen haciendo lo mismo desde hace mucho tiempo: los espacios donde vivimos y trabajamos son diseñados a partir de lo que hacemos en ellos. En el dormitorio dormimos, en la cocina cocinamos… Pero para Hasier Larrea, diseñador de arquitectura robótica en el MIT, necesitamos repensar la manera en que diseñamos los espacios en los que vivimos y también cómo nos relacionamos con ellos. Es el espacio el que tiene que adaptarse a nosotros. No nosotros a el.

Larrea piensa que no necesitamos tanto espacio como creemos. Ya lo tenemos. Solo que está ocupado por objetos –camas, mesas, sofás– que, después de ser utilizados, estorban. Los espacios urbanos son muy valiosos como para que permanezcan estáticos. La manera de hacer que un espacio parezca más grande de lo que es, es a través de la robótica. Con sistemas automatizados, conseguiremos que se conviertan en espacios dinámicos e inteligentes: Arquitectura robótica.

Diseñadores de interiores han experimentado durante años con los llamados espacios reconfigurables. El problema es que plegar camas y mesas suele ser muy engorroso para muchas personas. Y terminan cansándose.

La arquitectura robótica aumentará las capacidades de nuestros espacios y también cómo nos relacionamos con ellos. En el futuro viviremos en apartamentos más pequeños pero confortables, con un uso eficaz del espacio y que consumirán mucha menos energía y agua. Con solo presionar un botón, lo que era un dormitorio se transforma físicamente en segundos en un salón o en una oficina, maximizando el uso del espacio. Con un gesto, la cama se desliza bajo un módulo dejando espacio libre para la sala de estar. Gracias a su tecnología –sensores, electrónica y software– un apartamento o pequeño estudio puede parecer hasta tres veces más grande.

Deja un comentario:

*