alquiler piso amara donostia sancho el sabio

Lo que hay que saber sobre el subarriendo de una vivienda

La subida del precio de los pisos en alquiler ha hecho que se multipliquen los casos de subarriendo,

Con la subida de precios que se está produciendo en el mercado de los alquileres, los casos de subarriendo han aumentado, pasando de algo poco habitual a algo muy cotidiano en las viviendas de alquiler. Y aunque pueda parecer una situación más, aún hay muchas dudas respecto a este tema.

Por ello, desde Inmobiliaria GNS os contamos diferentes aspectos clave para que no cometáis ningún tipo de error y evitar problemas.

La primera duda que surge, tanto a propietarios como inquilinos, es si los subarriendos son legales o no.

Actualmente, esta fórmula de alquiler está recogida dentro de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), por lo que lo hace legal, pero siempre con el consentimiento del propietario del inmueble.

La legislación vigente expone en su artículo 8.2 que “la vivienda arrendada solo se podrá subarrendar de forma parcial y previo consentimiento escrito del arrendador”. Por ello, para que un inquilino pueda alquilar una de las partes de la vivienda, su casero tiene que autorizarle en el contrato que regula el alquiler.

El propietario se puede negar, por supuesto. Como hemos explicado en el anterior párrafo, el inquilino necesita el permiso expreso del propietario del inmueble para subarrendar habitaciones.

Si se da esta situación, de prohibición por parte del propietario del inmueble, el inquilino tiene totalmente prohibido aplicar esta fórmula de alquiler y, en caso de hacerlo sin permiso, el arrendador (propietario) tiene el derecho de resolver el contrato de alquiler y pedir daños y perjuicios.

Asimismo, es necesario que los propietarios de una vivienda de alquiler tengan en cuenta, a la hora de redactar el contrato de alquiler, la inclusión de una cláusula que especifique claramente la prohibición del subarriendo.

En caso de poder subarrendar, ¿cómo lo tiene que hacer el inquilino?

La Ley de Arrendamientos Urbanos no se especifica la proporción de la vivienda que se puede subarrendar, ni el proceso que deben seguir los inquilinos para poder alquilar una parte del inmueble arrendado.

Por ello, recomendamos a los propietarios que establezcan las normas y limiten el número de personas que puedan vivir en el piso.

Es recomendable que la parte arrendataria (inquilino) firme un contrato con el subarrendado en el que se establezcan los derechos y obligaciones de cada uno, durante el tiempo que se prolongue el subarriendo.

Y recordar que la duración de este no puede ser mayor a la existente en el acuerdo del propietario y el inquilino. En cuanto a la renta, el precio de las mensualidades del total de los sub alquileres no puede superar al importe que paga el inquilino.

El subarriendo poco aconsejable

Aunque, como hemos expuesto anteriormente, esta fórmula esta creciendo en los últimos años, no es un método muy aconsejable.

Desde Inmobiliaria GNS pensamos que el mercado de los subarriendos es muy difícil de controlar, lo que provoca situaciones desagradables y malentendidos entre propietarios e inquilinos. Asimismo, hay muchos arrendatarios que subarriendan para lucrarse, y así no pagar nada.

Deja un comentario:

*